Categorías
Biodiversidad Bosques Campañas de Defensa Ecologismo Ríos

SOTOS VIVOS

Limpieza de basuras en Soto de Alfocea, Zaragoza

Las organizaciones ecologistas Ansar y Amigos de la Tierra Aragón han llevado a cabo el domingo 1 de agosto una jornada reivindicativa en defensa de los sotos del Ebro visitando el Soto de Alfocea y llevando a cabo la retirada de las basuras acumuladas, tarea que las administraciones no llevan a cabo.

Denuncian que CHE, Gobierno de Aragón y ayuntamientos solo se acuerdan de los sotos para llevar a cabo intervenciones agresivas como curages, desbroces de vegetación silvestre y talas del arbolado muchas veces disfrazadas de tareas de limpieza.

El Soto de Alfocea ha sido elegido como escenario del inicio de la campaña en defensa de los sotos fluviales de la cuenca del Ebro y especialmente del eje del Ebro ante los proyectos que amenzan con arrasar los ya reducidos sotos, permenentemente sometidos a proyectos que los invaden, los seccionan y fragmentan, destruyendo su capacidad de acogida, de regeneración y resiliencia y menguando su biodiversidad.

Intervención de curage en Soto de La Alameda de Sobradiel, Zaragoza

Anteriores artículos:

La CHE arrasa el Soto de Alfocea

La maldición del curage en el Soto de La Alameda

La CHE arrasa el Soto del Tambor

Categorías
Atentados ecológicos Expo2008 Política y Sociedad Ríos Sostenibilidad

DESMANTELAR EL AZUD (y II)

Vadorrey

EPA. Zaragoza, 1 de julio de 2017

Con el accidente de ayer en el que un chico quedó atrapado en el fango y debió ser rescatado por los bomberos queda demostrado de forma patente que el azud es un elemento perverso que deja el río cubierto de un depósito de fango anóxico e inmundo a pesar de que sus promotores insistan en que es bueno y nada menos que necesario (sic), como escribe Francisco Pellicer (El azud de Lorenzo Pardo, necesario para las riberas).

Vadorrey

Protesta ciudadana contra el azud del Ebro. Zaragoza, 1 de junio de 2006

El azud, que se construyó con la Expo 2008, se incardina en una superada visión antropocéntrica de la naturaleza, de dominio y control de la misma (Pellicer nos recuerda que ya existía un proyecto de 1954) y de una deformada visión de los elementos naturales propios a los que se considera defectuosos y a los que hay que corregir. Unas veces son las estepas a las que se requiere reverdecer con regadíos y repoblaciones, otras es es el estiaje y bajo caudal del Ebro en verano.

Pero dado que dentro de los actuales criterios de sostenibilidad ambiental debemos tender a una sociedad de bajo impacto, de bajo consumo energético, una sociedad adaptada al medio y dado que se tiende a eliminar barreras ambientales y reducir el impacto humano en el medio para recuperar procesos ecológicos que nos proporcionan unos servicios gratuitos (depuración, biodiversidad…), el azud es inaceptable.