Categorías
Atentados ecológicos Ríos

CHE ARRASA EL RÍO GRÍO POR SER DEFECTUOSO

Aspecto del río Grío tras las obras; abril, 2022 © La Sabina

La Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) ha replicado en prensa rebatiendo el comunicado publicado por diversas entidades ecologistas -Amigos de la Tierra, SEO, Ecologistas en Acción, ANSAR- y culturales -La Sabina de Ricla- y también científicas como el CIREF relativo al impacto de la obra de ampliación y correción del cauce del río Grío en su tramo final, en el paraje Las Lunas de Ricla, comunicado que reproducimos aquí: Arrasan el río Grío en Ricla.

Según lo publicado en Heraldo de Aragón (La CHE explica que la actuación en el Grío se realizó para evitar el desvío del cauce y con permiso, martes 12 abril 2022), la CHE afirma que el ¡INAGA! había autorizado la obra y, entre otras cosas dice textualmente Heraldo (la negrita es mía):

[…] A este respecto, recuerdan que desde el año 2018 el Ayuntamiento de La Almunia solicitó repetidamente a la CHE que interviniera en la zona de Las Lunas, actuación que finalmente se ha realizado estos días por la empresa pública Tragsa, consiguiendo que el Grío recuperara su cauce natural […].

Al parecer la CHE justifica la actuación por una petición del Ayuntamiento de La Almunia (la negrita es mía):

[…] En dicho escrito, el Ayuntamiento explica que en el caso concreto del Grío se ha «visto desaparecer su cauce, al estar cubierto por gravas y piedras«. «Cuando se producían episodios de lluvias torrenciales, el agua del Grío se desviaba de su cauce natural y terminaba recayendo sobre la acequia Nueva» […].

Así pues, la CHE se cubre de gloria aceptando la afirmación del Ayuntamiento de La Almunia de que el río está cubierto de gravas, sin sacarle de su ignorancia y decirle que las piedras y gravas son los elementos propios y naturales del río; pero, encima, remata afirmando que con la obra de Tragsa el río recupera su cauce natural. Como se puede ver en las fotos, se aprecia cuál es la naturalidad de un río mediterráneo que entiende CHE en el año de gracia de 2022.

Aspecto del río Grío tras las obras; abril, 2022 © La Sabina

Categorías
Atentados ecológicos Ríos

ARRASAN EL RÍO GRÍO EN RICLA

Aspecto del río Grío tras las obras; abril, 2022 © La Sabina

Las organizaciones Amigos de la Tierra Aragón, Asociación Naturalista de Aragón (ANSAR), Ecologistas en Acción Zaragoza, SEO/BirdLife, Asociación La Sabina de Ricla y el Centro Ibérico de Restauración Fluvial (CIREF) denuncian las obras de desbroce, dragado y corrección del cauce del río Grío en el término de Ricla antes de su desembocadura en el Jalón, por alterar la dinámica fluvial, destruir la vegetación ribereña y actuar en época de reproducción de fauna tanto acuática como terrestre.

Este tipo de intervenciones agresivas en los ríos, además de anacrónicas, destruyen la geomorfología del cauce y está demostrado que son contraproducentes pues se incrementa la velocidad de las aguas, desencadenando numerosos problemas erosivos y provocando la incisión del lecho (ver: Sección de desagüe, alteración de la geomorfología en cauces aluviales y restauración fluvial; Ollero, A. 2020).

Aspecto del río Grío tras las obras; abril, 2022 © La Sabina

Resaltan que las obras se han producido en un espacio de Red Natura como es la ZEPA Desfiladeros del Jalón, además de ser un hecho reiterado tras el desbroce semejante realizado el año pasado en la misma desembocadura del río Grío. Las asociaciones sospechan que se pretende convertir el río Grío en un canal de desagüe del embalse de Mularroya.

Estas entidades afirman que se han dirigido oficialmente por escrito a la Confederación Hidrográfica del Ebro para exigir la paralización de las obras y señalan a este organismo como responsable de la actuación tanto si la ha ejecutado como si la ha autorizado.

Artículos relacionados

Respeto para los ríos. A. Herrera. CIREF, 2021

Las sinrazones responsables de la destrucción del río Osia. A. Ollero. Cuidando ríos, 2020

Barra libre para las chapuzas de emergencia en cauces. A. Ollero. Cuidando ríos, 2019

Categorías
Atentados ecológicos Ríos

LA IMPUNIDAD DEL EMBALSE DE MULARROYA

Obras del embalse de Mularroya (Zaragoza). Octubre 14, 2009

A pesar de que la Audiencia Nacional sentenció como nula la declaración de impacto ambiental de las obras del embalse de Mularroya, los trabajos continúan, demostrando así la impunidad que gozan los que atentan contra el medio ambiente.

El embalse de Mularroya sobre el río Grío, afluente del Jalón, recibirá aguas trasvasadas de éste. Con una capacidad de más de 100 hectómetros cúbicos, el impacto ambiental es descomunal. El Ministerio de Medio Ambiente a través de la Confederación Hidrográfica del Ebro es el promotor; Acciona y Sacyr son los brazos ejecutores.

Obras del embalse de Mularroya (Zaragoza). Octubre 14, 2009

El embalse de Mularroya es el modelo de proyecto que acumula todos los peores estereotipos de las obras hidráulicas. Agresión ambiental, destrucción del patrimonio biológico y paleontológico, irregularidades e impunidad, inutilidad manifiesta de la obra ante alternativas más baratas y, sobre todo, el silencio de los medios de comunicación.

Categorías
Atentados ecológicos Ríos

MULARROYA

tala en mularroya

Obras para la presa de Mularroya. Primavera, 2008

El pasado 15-08-2008 se publicó en el BOE la Nota-Anuncio de la Confederación Hidrográfica del Ebro de Información Pública del Estudio de Impacto Ambiental (EIA) para el Proyecto 20070346MIN, apertura, explotación y restauración de cantera (concesión directa de explotación de Mularroya 3) para la construcción de la Presa de Mularroya, Azud de derivación y conducción de trasvase, en el T.M. de Morata de Jalón, provincia de Zaragoza.

La nota salió publicada en plena época vacacional, sin que ningún medio de comunicación dijese nada al respecto. Esto ha supuesto que casi se nos pasa el plazo de alegaciones –termina el lunes 15 de septiembre- y que apenas hemos tenido tiempo para revisar el citado EIA.

Tras la lectura del informe, encontramos que, de nuevo, “el búnker” de la Confederación nos quiere obsequiar con una de sus mejoras ambientales. En esta ocasión, a escasos 400 m. de la entrada a Morata de Jalón, pretenden abrir una cantera –préstamo le llaman, y al robo: substracción- que ocuparía 54h hectáreas. Ahora este terreno está ocupado mayoritariamente por olivares, viñas, almendros y pequeños retazos de vegetación espontánea. Lo atraviesan un camino vecinal y la GR 90.

Nos cuentan que cuando hayan extraído –o expoliado- algo más de 4 millones de m3 de arcillas, nos ¿restaurarán? todo y quedará mucho más fértil, bonito y natural que ahora. Que, aunque reconocen que es parte de la ZEPA “Desfiladeros del río Jalón”, no va a haber afecciones importantes, que Mularroya también está en la misma ZEPA, y ya puede verse lo lindo que está quedando.

El estudio da mucha información sobre maquinaria, normas de seguridad, emisiones de gases y polvo, minimización de impactos visuales, etc., pero deja en el aire el seguimiento necesario para tener certeza de los impactos reales sobre flora y fauna. Este aspecto es muy significativo y habitual en los EIA, llevándonos a la paradoja de tener que hacer alegaciones en un periodo de tiempo en que la información más importante no está disponible. Estamos ante la argucia habitual que el Estado utiliza para burlar su propias leyes: se encarga un EIA a una empresa –evidentemente se le paga para que el informe sea “a medida”-, un funcionario “curtido” firma la correspondiente DIA (declaración de impacto ambiental) que habitualmente sale positiva –eso sí, se introducen algunas correcciones a posteriori para salvar responsabilidades- y, al final, “hecha la ley, hecha la trampa”.

Respecto a las promesas que siempre se hacen en estos documentos: hemos revisando la redacción del proyecto de presa, azud y conducción de trasvase, donde se garantizaba que los “préstamos” se obtendrían de canteras en explotación que estuviesen debidamente legalizadas, que no se abrirían tajos nuevos, pero esto es como el convenio de la Expo: que, en principio, no se iban a hacer actuaciones en el cauce del Ebro.

Resulta inquietante que, estando pendiente de resolución el Expediente 122/2004 en la Audiencia Nacional por las presuntas irregularidades en la DIA y en la adjudicación del Proyecto Mularroya, se esten acelerando tanto las obras del maldito pantano. Como decía el Profesor Llamas “vivimos bajo la dictadura de las hormigoneras” – y el aparato financiero que las acompaña- tendríamos que añadir.

Abuelocho