Categorías
Atentados ecológicos Ecologismo Eólica Montañas Paisajes

PARQUE EÓLICO PIEDRAHITA: MANUAL DE DESTRUCCIÓN AMBIENTAL

Maquinaria para la instalación del parque eólico

La construcción del parque eólico Piedrahita en la sierra de Oriche en la localidad de Mezquita de Loscos, adscrita al ayuntamiento de Loscos (Teruel), es el perfecto catálogo de una planificada, cuidadosa y esmerada destrucción ambiental, desde lo biológico a lo paisajístico.

El parque eólico lo promueve Energías de Portugal (EDP ENERGIAS RENOVÁVEIS) y la obra la realiza la mercantil CRC, que hace alarde de su impacto ambiental sin rubor (ver CRC: parque eólico Piedrahita).

Desmontes para las pistas de acceso al parque eólico

La plataforma SOS Mezquita se ha venido movilizando en contra de dicho parque eólico. Considera que la ejecución y producción de dicha central provocará:

1) Afecciones graves sobre el  patrimonio histórico, cultural y medioambiental del cerro “El Castillo” que supone la destrucción de un conjunto paisajístico y cultural únicos.

El Castillo de Mezquita de Loscos está incluido dentro de la relación de castillos considerados Bienes de Interés Cultural en virtud de lo dispuesto en la disposición adicional segunda de la Ley 3/1999, de 10 de marzo, del Patrimonio Cultural Aragonés. Este listado fue publicado en el Boletín Oficial de Aragón del día 22 de mayo de 2006.

Dirección General de Cultura y Patrimonio comunica que consultados los datos existentes en la Carta Paleontológica de Aragón y en la Carta Arqueológica de Aragón se conocen numerosos yacimientos paleontológicos devónicos en el término municipal de Loscos con los mismos materiales que los afectados en parte por el proyecto referenciado, por lo que resulta imprescindible la realización de labores de prospección paleontológica con objeto de valorar la afección a niveles o áreas de interés paleontológico, así como para determinar si el proyecto afecta a yacimientos paleontológicos inéditos.

Desmontes para las pistas de acceso

2) Afectación sobre los montes cercanos a Mezquita de Loscos, (Término de Loscos) zona catalogada de interés natural comunitario 9340 «Bosque de encinas Quercus ilex y Quercus rotundifolia«, además de ejemplares de  acebo (Ilex aquifolium) no catalogados pero con alto valor ecológico presentes en la zona. 

Obras durante el montaje de la central

Además existen especies de avifauna esteparia como rocín, sisón y rapaces como el águila real, alimoche y buitre leonado los cuales se verían considerablemente afectados por la construcción del parque.  Destacan la existencia de zonas de reposo y campeo de buitres en los cortados del Río Nogueta, la zona de La Modorra y en las zonas más occidentales de la Sierra de Oriche.

Desmontes para zanjas del cableado de la instalación eólica

Una central eólica acarrea varios impactos intolerables:

  • Ocupación y artificialización del suelo
  • Creación de pistas
  • Movimientos de tierra y erosión para las zanjas del cableado y las construcción de plataformas y pistas de acceso
  • Destrucción de vegetación natural
  • Desplazamiento y/o extinción de la fauna residente
  • Mortalidad directa de aves y murciélagos durante el funcionamiento de las turbinas (ver: Mortalidad de fauna reproductora y migradora)
  • Mortalidad de fauna voladora por colisión o electrocución con el tendido eléctrico de la línea de evacuación
  • Ruido, contaminación acústica
  • Contaminación del suelo por vertidos (aceites, herramientas, piezas inservibles)
  • Frecuentación humana: operarios, visitantes que desplazan a la fauna
  • Reducción de la calidad paisajística
  • Riesgo de incendio

Todos ellos causan un particular deterioro del medio, el cual se multiplica al actuar conjuntamente (sinergia). Además son daños irreversibles en la mayoría de los casos por la modificación del terreno y la erosión, por lo que no hay compensación económica que los restituya.

Categorías
Campañas de Defensa Política y Sociedad Sostenibilidad

AGUILAR DE ALFAMBRA PIDE APOYO

Aguilar de Alfambra

Término de Aguilar del Alfambra (Teruel)

En las últimas semanas WBB ha movido ficha en el asunto de la mina de Aguilar, y tenemos que volveros a pedir que nos prestéis atención. La empresa ha decidido llevar a los tribunales al Ayuntamiento con el fin de no someter su proyecto a la preceptiva Evaluación de Impacto Ambiental.

Por ello hemos organizado la campaña de sensibilización WBB: la ley está para cumplirla, no para intimidar, cuyo objetivo es lograr que WBB-España retire su recurso y cumpla con lo fijado en la Ley de Protección Ambiental de Aragón. Consiste en la comunicación directa y lo más masiva posible mediante correo electrónico y postal con WBB-España, WBB-Minerals (Reino Unido) y SCR Sibelco (Bélgica), y en la difusión lo más amplia posible del conflicto en medios de comunicación y plataformas ciudadanas españolas y extranjeras.

Hemos organizado deprisa y corriendo un nuevo blog para secundar esta campaña. En él, o bien podéis enviar correos electrónicos a la empresa, o descargaros el texto para imprimirlo y mandarlo por correo postal. También hemos elaborado un texto explicativo (que podrás leer más abajo), con la intención de que logre igualmente la mayor difusión posible.

Os pedimos, por favor, que reenviéis a vuestros conocidos este mensaje, muchas gracias.

RESUMEN DE LAS MARTINGALAS DE WBB EN AGUILAR DE ALFAMBRA (TERUEL)

En agosto de 2007 la multinacional minera WBB-España presentó ante el Ayuntamiento de Aguilar del Alfambra (Teruel) un proyecto para la creación de una mina a cielo abierto de arcillas. La iniciativa no solo contó con la oposición frontal por parte del pueblo debido a sus características y a los perjuicios que causaría a la población, sino que además el Ayuntamiento en estricto cumplimiento de la legislación no le concedió la Licencia de Actividad. El proyecto de WBB requería de una figura de planeamiento de la que carecía —en virtud de la normativa municipal— además de tener que estar sujeto a una previa Evaluación de Impacto Ambiental según señala la legislación autonómica.

Después de varias idas y venidas administrativas sin hacer ni un amago por cumplir ninguno de los dos requisitos legalmente exigidos, WBB-España ha decidido llevar a los tribunales al Ayuntamiento de Aguilar porque no quiere pasar por la Evaluación de Impacto Ambiental. Dicho con otras palabras, WBB no quiere cumplir la ley. Eso sí, para lograrlo va a recurrir a todo su potencial y a artimañas legalistas apelando a la Ley Reguladora de la Jurisdicción Contencioso-Administrativa por si surge efecto e impone sus intereses egoístas (y destructivos) a un pueblo de unos setenta empadronados. Pero detallemos la correlación de fuerzas que se va a observar en este pulso. La desproporción que se manifiesta pensamos que es directamente proporcional al desafuero que quiere cometerse.

WBB-España es una filial de WBB-Minerals radicada en Reino Unido. A su vez, este grupo tiene su matriz en SCR Sibelco, de Bélgica. Según datos de sus propias web nos encontramos ante uno de los mayores proveedores mundiales de minerales para la industria cerámica. Al tiempo, para este caso, han contratado al bufete de abogados más importante de España, Garrigues, con una facturación en 2007 de más de 255 millones de €. Asimismo, el abogado asociado de Garrigues que va a llevar el caso es experto en obtención de concesiones mineras, recursos en vía administrativa y, la guinda, expropiaciones forzosas. Frente a esto, el Ayuntamiento de Aguilar cuenta con unos recursos propios anuales de unos 30.000 € y la Plataforma Aguilar Natural, surgida al calor de la oposición al proyecto de WBB, cuenta con fondos por valor de 2.440 € (el resultado de multiplicar 20 € por sus 122 miembros). Juzguen por ustedes mismos qué diferente potencia va a ponerse en juego para no cumplir un requisito legal, por una parte, y para tratar de que se cumpla, por otra.

Conscientes de la amenaza y la seriedad del embate que sufre nuestro pueblo, la Plataforma Aguilar Natural ha decidido recurrir a la que tal vez sea nuestra única y mejor herramienta: ampararnos en la opinión pública y organizar una campaña de sensibilización internacional para tratar que WBB retire el recurso que injustamente ha puesto en marcha. De este modo, les rogamos que visiten nuestro blog www.aguilarnatural.com y consignen alguno de los formularios y correos destinados a WBB-España, WBB-Minerals y SCR Sibelco para que, por favor, se avengan a lo establecido por la ley.

Categorías
Campañas de Defensa Contaminación Energía Política y Sociedad Ríos Sostenibilidad

GUADALOPE HERIDO

Guadalope

Instalaciones de Neoelectra en Aliaga (Teruel)

El caso de la empresa Neoelectra de Aliaga (Teruel) reúne todos los ingredientes clásicos de un conflicto ambiental, más propio del desarrollismo de los años 70 del siglo pasado que del siglo XXI.

Una Administración, en este caso Gobierno de Aragón-DGA, que aplica diferentes raseros a la hora de controlar y autorizar a la empresa sus instalaciones; por otra parte, una empresa que aplica la política de hechos consumados. Y como colofón, una pequeña localidad con interesante patrimonio natural, que no sabe aprovecharlo. Las consecuencias son drámáticas: el río Guadalope seccionado por un azud ilegal, que nunca ha tenido autorización; una empresa ubicada en un sitio en el que nunca debió instalarse y que chantajea a la sociedad y al Gobierno de Aragón con los puestos de trabajo; y un pueblo dividido en el que personas favorables a la empresa amenazan a aquéllos que opinan lo contrario y ejercen su derecho a participar en el procedimiento administrativo y a impugnar legalmente aquellas acciones que creen contrarias a la ley y al sentido común.

La truculenta historia está muy bien descrita en la página del Colectivo Sollavientos. Y a continuación pego el comunicado -que suscribo- en defensa de la cordura.

COMUNICADO SOBRE EL PROYECTO DE NEOELECTRA
Y LA SITUACIÓN CIUDADANA EN ALIAGA
Los hechos acaecidos en los últimos meses en relación con la central térmica de gas que la empresa Neoelectra posee en Aliaga contienen aspectos que son sin duda de lamentar. Ante todo, si se produjese el cierre definitivo de la planta, sería lamentable la pérdida de los once puestos de trabajo. También lo es la falta de capacidad mostrada por la empresa para solventar sus deficiencias en materia de impacto medioambiental y sostenibilidad, tras varios años de funcionamiento irregular. También, la serie de contradicciones en que ha incurrido la Administración, recta en la aplicación de algunas de las normas, pero peligrosamente permisiva hacia las condiciones iniciales de instalación de la empresa y generosa en sus subvenciones. Negativo es el clima de crispación al que se ha llegado en el pueblo, alentado por consignas de descalificación y declaraciones de culpabilidad hacia personas que habían manifestado posturas críticas con la trayectoria de Cinca Verde y Neoelectra; consignas y declaraciones que se emitieron públicamente por la Plataforma Salvemos Aliaga desde la redacción misma de su manifiesto. Difícil de comprender nos parece la poco prudente actitud de algunos cargos públicos, implicados de manera directa en manifestaciones y proclamas que en algún momento daban la impresión de exhortar al incumplimiento de la normativa legal. Lamentable, finalmente, la injusta imagen que creemos está proyectando Aliaga a resultas de todo este episodio.
Los que firmamos este escrito somos personas y entidades que trabajamos por Aliaga y por Teruel, o apoyamos iniciativas en su beneficio. Lo hacemos por amor a nuestra tierra, por respeto a su paisaje y a sus gentes, a su historia y sus tradiciones, y por convicciones que tienen que ver con su futuro. Algunos de nosotros hemos estudiado y divulgado su patrimonio natural y cultural; hemos promovido y gestionado proyectos que buscan potenciar ese patrimonio como un recurso para su desarrollo; hemos contribuido a que la imagen de Aliaga, una imagen positiva y con marca de prestigio, haya comenzado a abrirse camino como reclamo turístico y ocupe ya puestos destacados en ámbitos científicos, culturales y medios de comunicación. El Parque Geológico de Aliaga fue el primero creado en España, cuando la figura de ‘geoparque’ empezaba apenas a tomar forma en Europa. Nuestro Parque Geológico fue el pivote en torno al cual se constituyó el geoparque del Parque Cultural del Maestrazgo, miembro fundador de la Red Europea de Geoparques, que en la actualidad reúne más de treinta territorios de interés geológico en diez países de nuestro continente. Decenas de congresos y reuniones científicas, centenares de actividades didácticas y miles de visitas de turistas en los últimos años han tenido por objeto el estudio y disfrute de nuestro rico patrimonio geológico. Toda esta actividad ha contribuido a impulsar algunas infraestructuras hosteleras, a crear riqueza y a elevar la autoestima de Aliaga como pueblo.
Sentimos que lo acontecido en los últimos meses malogra en alguna medida esa trayectoria y esos esfuerzos. Los que suscribimos creemos en un modelo de desarrollo verdaderamente sostenible para Aliaga y para todo Teruel, en el que el patrimonio natural y cultural sea valorado como uno de sus activos principales, y no se diluya como elemento decorativo de un territorio-erial que podemos vender a cualquier postor. Creemos que, a pesar de lo extenso y despoblado de nuestra tierra, no todo cabe en ella. No caben proyectos que se asienten en nuestro medio natural y humano sin un mínimo de respeto por él y por el ordenamiento legal que lo protege. Sí caben proyectos que se nutran de nuestros verdaderos recursos autóctonos, que los manejen de forma sostenible, que sean coherentes con nuestros modos de vida, con nuestra forma de valorar el patrimonio y de relacionarnos con el paisaje. Sí caben proyectos que nos aporten riqueza material, nos desarrollen como pueblo, nos hagan crecer como personas y nos unan y vertebren como colectividad.
Es probable que también nosotros tengamos alguna responsabilidad en la actual situación. Quizá no hemos sabido transmitir el mensaje hacia dentro. Confiamos aún en que la tendencia pueda cambiar, en que el Ayuntamiento de Aliaga, la Plataforma Salvemos Aliaga y todos juntos reflexionemos, y creemos que la reunión mantenida hace unos días entre todos nosotros es sin duda un buen comienzo. Es necesario que reclamemos lo que creemos justo sin atacar a nadie, sin dividir a nadie, sin menospreciar la aportación de nadie, sin recrearnos en el victimismo, sin reclamar soluciones al margen de las leyes. Confiamos en que entre todos pueda encontrarse un salida a esta situación, y apelamos a la responsabilidad de los poderes públicos locales, comarcales, provinciales y de Aragón para que asuman el liderazgo que les corresponde en la búsqueda de la misma.
Responsables del Parque Geológico de Aliaga (J. Escorihuela, J.L. Simón)
Colectivo Sollavientos (J. Abril, V. Guíu, A. Hernández, J. Herrero, M.I. Herrero, J.R. Insa, A. Marco, M. Moya, J.M. Nicolau, J. Oquendo, J. Paricio, A.J. Pérez, L. Pérez, M.C. Rubio, J.R. Sanchís, P. Shelly, G. Tena)
L. Alcalá (Fundación Conjunto Paleontológico deTeruel)
Profesores del Dpto. de Ciencias de la Tierra de la Universidad de Zaragoza (L. Arlegui, M. Aurell, P. Lafuente, C.L. Liesa, G. Meléndez, A. Pocoví, J.A. Sánchez, A.R. Soria)
Ecologistas en Acción
SEO-Birdlife
APUDEPA-Acción Pública para la Defensa del Patrimonio de Aragón
Asociación para el Desarrollo de Montoro
Asociación Dinosaurio de Galve
Grupo de Naturalistas del Jiloca
Equipo Triacanthos
Profesores del Dpto. de Ciencias Naturales del IES Valle del Jiloca, Calamocha (Ch. de Jaime, R. Pérez, A. Pérez)
L.M. Torrijo
Categorías
Artrópodos Biodiversidad Biología Flora

LAS AGALLAS DEL REBOLLO

agallas

Agallas sobre Quercus faginea. Lagueruela (Teruel). Octubre, 2008

La ilustración corresponde a unas agallas que fotografié el jueves pasado en mi excursión por el sur de la provincia de Zaragoza y norte de la de Teruel. Dichas agallas estaban sobre una ramita de Quercus faginea, un tipo de roble conocido como rebollo -quejigo, en otros sitios-, un árbol común en las serranías del Sistema Ibérico.

Las agallas o cecidias son un crecimiento anormal y exagerado de los tejidos vegetales en reacción a sustancias extrañas. En este caso se trata de una respuesta a la presencia de huevos de un insecto parásito del arbol. A veces también se producen por picaduras o mordeduras.

Las agallas proporcionan alimento y refugio a las larvas de los insectos que han introducido sus huevecillos bajo la corteza del árbol. La inducción de agallas se denomina cecidiogénesis y los insectos u otros artrópodos que las producen se denominan gallícolas.

Categorías
Biodiversidad Bosques Naturalismo Paisajes

EL SABINAR DE OLALLA

sabinar de Olalla

Sabinar de Olalla (Teruel). Vista general. Octubre, 2008

El Sabinar de Olalla es uno de las últimas masas forestales de sabina blanca (Juniperus thurifera) que quedan en el Sistema Ibérico aragonés.

Situado al pie de la Sierra Pelarda (o de Fonfría), Olalla pertenece al ayuntamiento de Calamocha en la Comarca del Jiloca. El sabinar se ha preservado hasta la actualidad porque era el monte comunal o dehesa boyal donde las gentes del pueblo llevaban a pastar los ganados. Por eso se encuentra prácticamente junto al casco urbano y presenta un aspecto adehesado.

El valor de este bosquete de sabinas se debe a que todavía mantiene cierta integridad. Junto a las sabinas blancas encontramos también la carrasca (Quercus ballota), el rebollo (Quercus faginea), el enebro común (Juniperus communis) y, en las zonas más degradadas, la estepa (Cistus laurifolius)

Está situado a unos 1100m de altitud, sobre un sustrato cuarcítico y arcilloso porque es una zona de contacto de materiales cámbricos y del Terciario. Pertenece al LIC Sierra de Fonfría.